martes, 3 de octubre de 2017

Jugar, leer, pensar

Una interesante propuesta de Cecilia Trosman
Una travesía para intentar ​disolver aquello que se momifica en nosotros desde los ideales y la cultura cotidiana.
Un cuento, un poema, una película o una canción. Acercarnos al arte como recurso vital, como refugio, como pista y como puerta.
​Serán tres encuentros, uno por mes, para compartir un té ​ con​ algo rico, y junto a otros re ​visitar los siguientes temas.
Primera reunión: ¿Qué ves cuando me ves? , la mirada propia y la ajena que nos toca.
Segunda reunión:Libertad y esclavitud en las relaciones familiares.
Tercera y última reunión de este ciclo: Ayer, hoy y mañana: ​El tiempo.
​Para consultas, te podes comunicar por correo a: 
​ceciliatrosman@gmail.com​



lunes, 2 de octubre de 2017

El juego de la Oca

Les comparto el texto que escribió Horacio Maez sobre el libro El juego de la Oca de Eduardo Pocztaruk (Alción Editora, 2017).

El juego de la Oca es el nuevo libro de Eduardo Pocztaruk. Libro que se construye de caminos, de tentativas que se forman por elecciones deseosas, también de recuerdos, entonces aparecen las casas familiares y Carmen de Areco, obviamente aparece el azar propio de los dados, pero algo más atraviesa estos poemas, ¿será el dolor? En algunos de estos casilleros del juego hay — en otros hubo— fuego, por lo tanto cenizas. Y las cenizas no son sólo restos de la combustión.
El primer conjunto de poemas titulado Brújula narra el movimiento de un yo que busca comprender y comprenderse. “Me saco una gastada ropa / que llevo puesta hace mil años / … / desnudo podré entenderlo mejor” dice el primer poema de este libro. Este intento de entender nace en un cuerpo anestesiado, de piel seca, que se contempla diciendo: “Me buscaré donde encuentre / una línea de largada / y yo esté desnudo / mamando de otras madres / sin mochila que llevar”. Escena, acaso, de un nuevo comienzo con el deseo de una tradición plural formada por voces con un legado que no sea un peso que llevar porque para quien va a emprender un largo camino un puñado de cenizas puede ser carga suficiente sobre todo cuando solo se cuenta con un impulso del corazón para “ …jugar / una carrera nueva”.
Este impulso abre un nuevo comienzo en la segunda parte del libro, Acto de amor, al mostrar el recorrido de la atmósfera intimista, el cuerpo a cuerpo, el amor como refugio y base para afrontar los obstáculos del día. Impulso que nos recuerda que en esa intimidad intensa “surge la idea tonta / de creer que juntos / nadamos contra la corriente”. En esta segunda parte el yo poético sigue aprendiendo, por ejemplo, a saborear un té o aplacar el ansia, porque aprender supone a otros que enriquecen dándole mayor complejidad a nuestro andar para sacarnos de mares o trenes que no parecían detenerse.



La tradición de la construcción colectiva es central en la poesía de Eduardo, ya en La voz enmascarada, su poemario anterior, está expresado en el canto murguero que se nutre, por esencia, de lo popular y colectivo. Estos poemas no nos hablan desde una certeza, sino que buscan completarse con las de otros. Desde ahí escribe Pocztaruk, desde la debilidad como forma de resquebrajar la verdad, esos intensos destellos que iluminan senderos que son tributarios del gran camino que es el decir de muchos. Porque si existe un saber poético que dice algo sobre la verdad quizás sea, como escribió Javier Adúriz, que “la verdad se mueve”.
Seguramente toda experiencia crea un decir que se forma, entre otras cosas, con una sintaxis y un conjunto de palabras que le dan particularidad a una voz que por ser única no deja de formar parte del coro. Particularidad que en Eduardo se encuentra en el vértigo, en el ansia de ir hacia delante cuestionándose pero a la vez sabiendo que hubo un recorrido que suma una voz zigzagueante por incierta. Existe una fuerte marca de expresividad en estos poemas que se muestra en la necesidad de dejar rastros claros de que por allí ha pasado un trazo espeso de cortes irregulares que no busca ni el minimalismo ni el contorno suave. Como las marcas que deja la espátula al aplicar la pintura sobre la tela, un paso enérgico, una huella, una textura que no busca ni lo refinado ni lo casto, como lo dice en el poema Pájaro guardián: “ahora, si lo que buscaba encontrar / era un alma refinada y casta / dio con la dirección equivocada”. Porque este yo que se asume portador de, por lo menos dos pecados capitales como la avaricia y la envidia, no busca cuidarse y se expresa en una voz que va al límite de la rotura porque lo que tiene para decir nace claramente de un cuerpo que rozó el fuego. Ya en el quinto poema, Tienda en llamas, de su primer libro, En medio de la vida, las cenizas con su olor son una carga de su nuevo camino “Jamás podré olvidarme de ese olor / ni del llanto de mi padre cuando el fuego / en parte consumió su bella vida” y es por eso que en el poema El juego de la oca que le da título al libro, cuando aparece el rojo asociado al fuego, el poema dice: “al rojo no lo quiero ver más por acá / es el color del fuego / que va avanzando y no se detiene, / es otro incendio que me arrasa”. Es de los restos de la combustión de donde parten estos poemas que expresan el movimiento, el ir de una incertidumbre hacia otra que por ejemplo se enuncia diciendo “me animan / a juegos desconocidos”. En este juego de la oca, el norte no es una verdad, es el punto al que se camina sabiendo que no existe un único modo de transitarlo,  que desde su comienzo hay otros con quien jugar y que perderse es también parte del juego. En el segundo poema del libro ya aparece “la línea de largada” y en el último, cuando ya se está jugando, el poema dice: “vuelvo a la casilla 1”. El libro narra el movimiento entre el pasado y este presente de comienzos porque quien enuncia se reconoce como perteneciente a la generación del medio entre los que ya no están y los que compartimos las calles. Ahí se sitúa Eduardo, en esa incomodidad que no conduce a una resignación entonces el poema dice “Es extraña la pérdida / …. Porque un gran amor no se olvida / como me gustaría hallarlo y tenerlo / … / aunque sea en mis palabras / recordarte en un poema / cargado de fuego”, porque el fuego que brota en estos poemas pide comprensión a la vez que reclama la compasión que todo amor necesita. Este tercer libro no se construye en un decir fuerte pero sí en un decir que afirma, como lo hace en uno de sus versos, “Estás ahí / cuando la noche se cierra”; afirma que hay un otro con quien andar el camino. En este juego de la oca se busca y encuentra un bálsamo contra el dolor que es un credo, una fe en la potencia del amor que nos hace abandonar la resignación para vivir los nuevos comienzos con una aceptación feliz o dicho de mejor manera en un poema del libro “y el amor hará su trabajo/ una vez más”.

martes, 25 de julio de 2017

Honrarás a tu madre de Ingrid Proietto

Les comparto el texto que escribió Graciela Paz sobre el libro Honrarás a tu madre de Ingrid Proietto (Ediciones del Dock, 2017).

Usted está leyendo un libro, pero usted no está en el altar de la dulzura, ni en el elevado concierto de una metáfora perfecta. Tampoco en el estanque de un realismo desdeñable, usted está allí, por decirlo de alguna manera, en una pista de aviones del siglo XXI, sin lugar para un aterrizaje forzoso y a mitad del vuelo.
En algún momento, si sigue con el libro, usted deberá ponerse doble cinturón de seguridad porque entra en turbulencia, en zona de risa, en vértigo de duda, en aires de sorpresiva polémica y entre-dichos.
No salte de la lectura, el viaje es corto y el lenguaje coloquial es tan exacto que no admite caída.
Usted lee algo distinto y esto no es una pura convención literaria ni un capricho, usted lee un libro que hace prevalecer hasta el final la dichosa pregunta:
¡¿La madre al fin, se mata o qué?!!
¡¿Se arroja dentro de una palangana de whisky para
ahogarse mientras reclama a los gritos ser salvada así planea un suicidio mas sofisticado para mañana?!
¡¿ La mina está loca, esta Lalo, está pirucha??!
No hay retórica aplicable a estas preguntas, usted leerá ambigüedades que riman con verdades, pero Proietto, no le permitirá usar la lógica sin que usted invierta en asombro, desdén, terror o carcajadas.
Como se puede observar nada coincide con nada, usté lea sin cristalizarse en la página y la curiosidad será saciada, dele.
Eso sí ¿Honrarías a esta madre?¡¡!!
Se suplica tener en cuenta que no es la suya, la autora de este relato aplica un realismo desmadrado y al mismo tiempo logra acordes memorables.
Queden tranquilos, el final es abierto, los recursos de esta “mami” tienen sustento para rato.
Digo que lo rico es lo distinto, lo lineal de pronto desaparece y te encontrás con un “Viste, yo te lo dije" y se lo dice a quien lee. Entonces, tenés que tomar partido de esa prosa que se propasa y te zarandea el brazo.
En lo personal adoré las aristas y limaduras de este texto, jugué a las payanas con Ingrid y me azoró esa justeza del lenguaje.
No sé porqué cuento estas cosas, no quiero parar el mundo para que usted lo lea, pero sepa, con respeto, que todas las pinturas que encuentre en sus páginas están hechas a mano.
Honrarás a tu madre y saludando en el atrio. 
Por Graciela González Paz

Ediciones del Dock, 2017.

Dos poemas de Hay tierra bajo mis pies

Tal vez 
era mejor ser un iceberg
mostrar sólo una parte 
no dejar que ningún viento me arrase
en plena armonía
con las aguas y las aves
hoy prefiero
ser el Titanic
un gigante que quebró
y demostró ser vulnerable,
sumergida en el océano
permito que ingresen
dentro de mí
algas, peces y tiburones.

***

Cuando un trozo de mar
azul se deshace entre mis dedos
vuelve el agua a la espuma
blanca se funde entre la sal
el viento forma las olas
que explotan en mis piernas
de mis ojos brota agua salada
llueve en todo mi cuerpo
ya no hay camino
para salir de esta playa.

Cecilia Carballo.

El ojo de mármol, 2017.